Nota de prensa

El nuevo Reglamento Orgánico y Funcional del Institut Valencià de Finances es el paso previo y necesario para la escisión de la que surgirá el Banco Público

14/07/2017

El pleno del Consell ha aprobado el nuevo Reglamento Orgánico y Funcional (ROF) del Institut Valencià de Finances (IVF), que supone el paso previo y necesario para la escisión del actual IVF y prepara el camino la creación del nuevo Banco Público, tal como se recoge en el Pacto de Botánico.

Este ROF supone así la pista de despegue para que este organismo se convierta en el instrumento que canalice los recursos financieros disponibles en el mercado y los oriente hacia la realización de proyectos de inversión rentables en la Comunitat Valenciana, compatibles con los objetivos de la política económica del Consell.

Para que el IVF pueda cumplir con estos objetivos era necesaria la aprobación de un nuevo Reglamento Orgánico y Funcional, que viene a sustituir al Decreto 15/2014, de 24 de enero, del Consell, que ha estado vigente hasta ahora.

Así, el nuevo ROF del Institut Valencià de Finances establece las bases para la transformación de este organismo, que debe orientarse hacia la escisión de sus dos áreas fundamentales, proceso que estará culminado a lo largo de la presente legislatura y que consistirá en la separación del área de inversiones crediticias, que se convertirá en el futuro IVF, y del área de política financiera.

De este modo, el objetivo final es que el Institut Valencià de Finances no forme parte del sector Administraciones Públicas de la Comunitat Valenciana y pueda financiarse en los mercados, con independencia de las restricciones al endeudamiento que en cada momento puedan afectar a la Generalitat Valenciana.

Principales novedades

Como novedad principal cabe destacar que, por primera vez en su historia, el Institut Valencià de Finances (IVF) va a abrir sus órganos de gobierno a la participación de personas independientes de reconocido prestigio.

Es importante reseñar que estos independientes deberán cumplir los criterios de idoneidad fijados por el Banco de España para las entidades financieras, al igual que el director general del IVF.

En concreto, el Consejo General del IVF estará compuesto por diez personas entre las que se encontrarán el titular de la conselleria con competencias de hacienda, que ejercerá de presidente del consejo; cuatro vocales vinculados a la administración de la Generalitat; y cinco vocales independientes (que no sean personal al servicio ni de la Generalitat ni de su sector público instrumental).

La elección de estos vocales, que respetará el principio de paridad entre hombres y mujeres y será consensuada entre las distintas fuerzas políticas, deberá pasar el filtro de la Comisión de nombramientos y retribuciones y posteriormente será aprobado por el Consell.

Por otra parte la Comisión de Inversiones estará compuesta por seis miembros: el presidente, que será el director general del IVF, y cinco vocales entre los que habrá un representante de la conselleria con competencias en economía, la persona responsable de la asesoría jurídica del IVF, un vocal designado por las organizaciones sindicales, otro designado por las organizaciones empresariales y un quinto vocal elegido por el Consejo General de entre los independientes por su reconocido prestigio y competencia profesional.

Otra de las principales novedades incluidas en el nuevo ROF reside en la creación de tres subcomisiones: la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, la Comisión de Auditoría y Control de Riesgos, y la Comisión de Transparencia y Responsabilidad Social Corporativa. Estas tres subcomisiones estarán presididas por consejeros independientes de reconocido prestigio.

Refundación del IVF

La aprobación del nuevo Reglamente Orgánico y Funcional del IVF viene a unirse a otras decisiones adoptadas durante el último año y que han supuesto una auténtica refundación del Institut Valencià de Finances, en línea con las líneas estratégicas fijadas en el Pacto del Botánico, donde se recogía como objetivo básico la creación de un Banco Público valenciano.

Así, el primer eje de esta refundación ha consistido en dotar de solvencia a esta entidad, hecho que ha sido posible gracias a la capitalización de 156,2 millones de euros de deuda del IVF, lo que ha supuesto que este organismo obtenga liquidez para desarrollar su plan de préstamos a las pymes y de ayudas sociales.

Con la inyección de liquidez que se realizó en abril se estima que el IVF alcanzará un coeficiente de solvencia del 40% sobre activos ponderados por riesgo, porcentaje que disminuirá a medio plazo -hasta el 30%- a medida que el instituto incremente el peso de su cartera de riesgos con el sector privado sobre el total de su balance.

En este sentido, cabe recordar que el IVF cerró 2014 (una vez reformuladas las cuentas de este ejercicio) con un índice de solvencia inferior al 10%.

Por otra parte, en el último periodo el Institut Valencià de Finanzas ha vivido una autécnica revolución tecnológica en sus procesos, tanto en materia informática como contable.

El ejemplo más claro de esta revolución es la puesta en marcha de la nueva web de préstamos desde donde cualquier interesado puede solicitar el estudio de su proyecto de inversión para la concesión de un préstamo IVF, haciendo todo el proceso desde la plataforma on-line, sin necesidad de desplazarse hasta la sede del Institut Valencià de Finances.

La tercera fase de este proceso de refundación queda reflejada con la aprobación del nuevo Reglamento Orgánico y Funcional del IVF, donde se fijan los nuevos criterios que rigen la gobernanza de este organismo, muy alejados de los que habían instaurado gobierno anteriores.